Científicos de la Universidad de Harvard están comenzando un experimento de edición de genes extraidos de semen humano

Inicio » Noticias » Científicos de la Universidad de Harvard están comenzando un experimento de edición de genes extraidos de semen humano
0

Científicos de la Universidad de Harvard están comenzando un experimento de edición de genes extraidos de semen humano

Menos de una semana después de que todo el mundo científico haya condenado al científico chino He Jiankui, quien anunció el nacimiento en China de niñas cuyo gen modificó para hacerlas resistentes al VIH antes de nacer, científicos de EE. UU. informaron que iban a usar la tecnología de edición de genes para luchar contra otra enfermedad: la de Alzheimer.

Durante las próximas semanas, Werner Neuhausser, un médico y científico especialista en fertilización in vitro (FIV), tiene la intención de utilizar la herramienta de edición genética conocida como CRISPR para determinar si es posible crear niños con un menor riesgo de contraer esa enfermedad a una edad más tardía.

El proyecto, que se llevará a cabo en el Instituto de células madre de la Universidad de Harvard con esperma proveniente del Centro de FIV de Boston, abarcará la edición de esperma para modificar ApoE, un gen estrechamente relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

El equipo intentará cambiar el ADN dentro del espermatozoide utilizando una versión CRISPR llamada “edición de base” para convertir la versión riesgosa de ApoE en un gen "menos riesgoso".

Las personas que nacieron con una versión de alto nivel de este gen corren el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer durante toda su vida, con una probabilidad de alrededor del 60 por ciento.

Su estudio, que todavía no está publicado, se encuentra en sus primeras etapas, y no tiene como propósito crear embriones a partir de esperma modificado, lo que, según afirman los investigadores americanos, es una diferencia fundamental con respecto a la doctrina científica china.

¿Es el objetivo de los investigadores estadounidenses en sus experimentos radicalmente diferente al del científico chino quien afirmó haber creado a los primeros bebés modificados genéticamente?

He Jiankui supuestamente utilizó una técnica conocida como CRISPR para cambiar los genes de las gemelas y hacerlas resistentes al virus del VIH.

De todos modos, tales experimentos no son más que intentos persistentes e inevitables de influir en la historia del desarrollo de la ingeniería genética.

Aspectos éticos.

Ambos proyectos, aunque no tienen el mismo nivel de progreso en materia de aplicaciones, son evidencia de que el “genio” genómico se salió de la botella y que será probablemente difícil volver a meterlo adentro.

La respuesta internacional a su trabajo fue inmediata y generalizada, lo que llevó a una discusión sobre problemas más éticos aún asociados con la tecnología experimental de edición genómica.

Ahora no hay absolutamente ninguna manera de saber cuál será el impacto a largo plazo de la edición de genes en la salud futura de un niño. Por lo tanto, He Jiankui realizó su experimento con los dedos cruzados, argumentando que la modificación de genes no tenía más propósito que el que había declarado y que la gente entendía absolutamente la función de este gen. Esta tecnología, si se convierte en una práctica común, también podría significar en un sentido más amplio que existe una posibilidad de efectos secundarios desconocidos provocados por la edición de genes y que serán necesarias varias generaciones de personas modificadas genéticamente para comprendrerlos. Existe una preocupación acerca de cómo será la vida en un mundo en el que, por ejemplo, las personas ricas pueden permitirse tener hijos saludables, mientras que las personas pobres no lo pueden.

En esta área, la brecha entre las clases sociales es un problema de larga data, ya que podría incrementarse debido al costo de esta tecnología.

El profesor Robert Sparrow, de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Monash, opina: "Ya aceptamos que en la vida cada niño tiene oportunidades diferentes en función del nivel de riqueza de sus padres, así que esta desigualdad no es diferente de otra, pero muchas personas dicen que es totalmente injusto que la vida de uno dependa de quienes fueron sus padres, por lo que no hay que desarrollar esta tecnología, sino brindar atención médica adecuada desde una edad temprana ".

Esta observación es justa, pero se basa en una conclusión dudosa. La ciencia se desarrolla de acuerdo con sus propias leyes, y es difícil decir con certeza qué es lo más valioso en este caso: ¿la opinión de un observador intelectual o el resultado de un desarrollo independiente del intelecto?

 

Foto: Instagram werner_neuhausser

Fuente: MIT Technology Review