Maternidad subrogada para parejas no casadas

La infertilidad siempre es una desgracia, independientement de las familias que afecta. Que la pareja esté casada o no no tiene ninguna importancia. Nosotros, el Centro Europeo de Maternidad Subrogada, creemos sinceramente en esto. Sin embargo, desde el punto de vista de la legislación rusa, una pareja sin hijo por causa de infertilidad no se puede beneficiar de un tratamiento con FIV si no está casada. Se dirigirán a la mujer como a una mujer soltera y el uso del semen del marido será posible con ciertas reservas. Las formalidades son tales que el marido debe acudir a los tribunales para adoptar a su propio hijo. De esta manera, tener un hijo sigue siendo un sueño inalcanzable para las parejas infertiles pero no casadas.

Todo se complica cuando se trata de maternidad subrogada. Según la ley, en Rusia sólo las parejas oficialmente casadas y las mujeres solteras pueden recurrir a este método de tratamiento. Esta técnica, que permite superar las formas más avanzadas de infertilidad, todavía es inaquesible a las parejas no casadas. La concepción de un bebé es imposible para parejas que no se han casado.

Algunas veces las parejas no se casan por su deseo propio; otras veces algunos factores externos no permiten a una pareja que se case. En todos casos, nosotros consideramos que eso es una discriminación y estamos dispuestos a luchar junto a estas parejas para sus derechos e intereses. Desde el punto de vista médico, nada cambia, sino que las cuestiones jurídicas son de vital importancia. Aparte de los peligros habituales asociados a la selección de la madre subrogada, la elaboración del contrato es de importancia crítica. Todos los matices y eventualidades posibles deben tomarse en cuenta y debe definirse claramente de que forma registrarán a los esposos en calidad de padres del recién nacido.

Numerosas parejas no casadas renuncian, tomando conciencia de la magnitud del problema. Sin embargo, el Centro Europeo de Maternidad Subrogada les ayudará a superar este problema minimizando los costes emocionales y económicos.

  • Junto con nuestros socios, la clínica "Vitanova" y la compañía jurídica "Rosjurconsulting", hemos regalado un hijo a varias parejas no casadas, acumulando así una experiencia sustancial.
  • Seleccionamos y llevamos a cabo los exámenes físicos de las candidatas deseosas de ser madres subrogadas conforme con el decreto 107 del Ministerio de Salud Pública y las ponemos en contacto con los padres potenciales.
  • Todas nuestras madres subrogadas están motivadas y pueden empezar el programa ahora mismo.
  • Proporcionamos la mayor cantidad de información posible a nuestros clientes sobre todas las etapas del programa y les explicamos todos los matices y las eventualidades posibles. Al principio del programa de tratamiento, los clientes saben practicamente todo sobre la manera en que se llevará a cabo, incluyendo las cuestiones más importantes: la inscripcción del niño. En caso de que sea necesario, acudiremos juntos a los tribunales ya que estos casos son frecuentes en nuestra práctica.
  • Creemos firmemente que todas las categorías de pacientes infertiles, incluyendo las parejas no casadas, tienen derecho a ser padres. Las parejas infertiles soñando con tener un hijo deben poder realizar su sueño.