Programas de maternidad subrogada para pacientes infectados (para los que estén infectados)

La maternidad subrogada en nuestro país es legal y su uso está bastante extendido desde 2005, o sea desde hace ya más de veinte años. Para algunas familias, es la única manera posible de tener un hijo biológico.

Tanto las parejas (estén casadas o no) como los hombres y las mujeres solteros pueden convertirse en padres recurriendo a esta técnica de reproducción asistida por motivos de salud.

¿Pero qué es lo que deben hacer las personas que, además de ser estériles, están infectadas por el VIH, la hepatitis B o C? Hay pacientes que no son infértiles desde el punto de vista médico, pero que no pueden concebir hijos por vía natural sólo porque están infectados. En ambos casos, la ayuda de especialistas en fertilidad es indispensable para los pacientes que se infectaron pero que quieren ser padres.

El decreto 107н del Ministerio de Salud de la Federación Rusa determina las modalidades de ejecución de los programas de gestación subrogada para pacientes infectados.

Las tecnologías médicas modernas permiten eliminar el riesgo de infección de la madre subrogada o del niño que va a gestar.

Se admite la participación de la madre subrogada en el tratamiento de la infertilidad para pacientes infectados (para un padre soltero infectado) al dar ella su consentimiento informado de forma voluntaria. Antes de firmar este consentimiento, la madre subrogada debe consultar a un médico infectólogo que la informará sobre las particularidades del programa.